ORGANISMOS EMPRESARIALES: PIEZAS CLAVE PARA EL DESARROLLO ECONÓMICO

Los organismos empresariales han sido un componente importante de historias exitosas de desarrollo económico del siglo xx en nuestro país. El rol que desempeñan es destacado; simplemente recordemos cómo han incidido en las políticas públicas en materia económica, en ocasiones impulsándolas y en otras siendo sus mejores críticos.

La profundidad de la cooperación público-privada puede variar en ellos enormemente: puede abarcar toda la economía o un plan específico por sector y región; va desde un foro en que el gobierno informa al sector privado sus políticas, hasta uno en el que se produce un intercambio de información a profundidad y se diseñan e implementan las políticas de forma conjunta.

Cuando los organismos empresariales tienen un alcance amplio, pueden contribuir a definir el marco general de las políticas de desarrollo productivo de un estado o de su estrategia de competitividad, al tiempo que aseguran cierto grado de coherencia entre los diferentes componentes de las políticas.

Los participantes del sector privado pueden utilizar estos organismos como foros para acceder a diferentes participaciones del sector público y expresar sus necesidades. Cuando se instituyen de manera permanente, éstos contribuyen también a proporcionar estabilidad a las políticas más allá del mandato de una determinada administración.

Aún así, los organismos empresariales requieren de una transformación, principalmente en las situaciones que se presentan día a día en nuestro entorno: deben de caracterizarse por su innovación y por el interés de los empresarios que las integran, y deben satisfacer las necesidades que se presentan de forma inmediata. Por tal motivo, la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño de Querétaro se encuentra en un profundo proceso de trasformación, a partir del cual el dinamismo y el servicio serán los factores preponderantes de la vinculación empresarial y permitirán una verdadera consolidación institucional tal y como el sector empresarial lo requiere, sin perder en esencia la solidez, la confianza y el liderazgo con que hoy cuenta el organismo.