¿CÓMO PROTEGE SU NEGOCIO? LA IMPORTANCIA DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL

Usted trabaja duro por su dinero y es obvio que quiera cuidarlo de oportunistas y malvivientes. ¿Un banco le parece una buena idea? Imagine que transfiere sus ahorros al banco de su preferencia por las tasas de interés que maneja y la expectativa de ver crecer su capital. Un día decide acudir a la sucursal para hacer un retiro y se da cuenta de que su dinero ya no está. Y no sólo eso: ¡no hay nadie en el banco! Las puertas están abiertas, la caja fuerte vacía y de los guardias no hay rastro. ¿Le parece una pesadilla? Es un riesgo más real de lo que pensaría. Permítame explicarme.

Cuando uno inicia una empresa o abre un negocio invierte mucho dinero, probablemente producto de años de trabajo y ahorros generados a base de sacrificios. Es natural que piense que invertir dinero en su negocio es la mejor opción, ¿y por qué no? Todas las utilidades que genere serán únicamente para usted y su familia. Incluso, puede convertirse en un legado para sus hijos.

Iniciada la aventura, no sólo es dinero lo que invierte: es tiempo, estabilidad, confianza, relaciones, favores, seguridad en fin, usted hará todo lo posible porque su empresa sea un éxito. Contratará al personal que considere mejor para que desarrolle el concepto, lo administre y le dé a sus clientes la atención que a usted le gustaría recibir. Y efectivamente, si usted hace todo esto, su empresa crecerá, es ahí donde está el riesgo, al igual que en el banco del principio.

Lo normal es que su competencia replique las buenas ideas, las imite o incluso robe su nombre: ¿por qué habría de complicarse mental y financieramente en desarrollar un concepto exitoso cuando puede simplemente tomarlo? Cada peso que usted invierte para que su negocio sea conocido es un peso más de publicidad para quien robó su concepto o es una posibilidad más de que alguien se interese en copiar su idea. Peor aún, si a la persona que imitó su negocio no le interesa mantener el nivel de calidad que usted ofrece, devaluará su imagen ante los consumidores. Por eso afirmo que no proteger su propiedad industrial es como dejar toda su inversión al alcance de cualquiera, como depositar su dinero en un banco que no está cuidado.

En México, la Ley de la Propiedad Industrial le permite obtener exclusividad sobre su marca, eslogan, diseño o invento para que usted sea el único que pueda aprovechar sus invenciones. ¿Le gustaría que sólo usted pueda fabricar su diseño durante 10 o 15 años, explotar su patente durante 20 años, utilizar su marca o eslogan por el tiempo que desee mediante renovaciones de 10 años u otorgar concesiones o vender franquicias? Las ventajas son muchas y muy variadas y la inversión por los registros es mínima comparada con el gran beneficio que trae a quien los realiza.

Le recomiendo que se acerque a un profesional para que lo ayude a identificar los registros que necesite su negocio o empresa y a solicitarlos al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. Registre sus ideas para que su negocio sólo sea suyo y de nadie más.